Flor de la abeja

Phrys apifera


Esta es una de esas orquídeas ibéricas que uno puede tropezarse en sus salidas al campo. Tropezarse con estas flores, frágiles, elegantes y, a menudo, solitarias, es como encontrar un tesoro oculto que debemos cuidar y proteger. 

Dos son los peligros al que se exponen, comunes con muchas otras especies: el comercio ilegal y el cambio climático. 
Así las cosas, por desgracia, muchas de ellas están amenazadas. Por ese motivo, uno las disfruta sin mencionar el lugar exacto donde las encuentra para que algún desaprensivo no vaya a arrancarlas.
Es la magia de las orquídeas silvestres.

MÁS INFORMACIÓN: El engaño sexual de las orquídeas
Compartir en Google Plus

Sobre Silvia Pato

Autora de las novelas «Las nueve piedras» y «El Libro del Único Camino». Redactora de contenidos en diversos medios digitales.

9 comentarios :

Naturedigital dijo...

Beautiful flower.
Great photograph.
Costas

veredit dijo...

Eres algo especial estas orquídeas silvestres! Un cuadro muy hermoso!

besos
isabella

Alberto dijo...

que bonita foto.

un saludo.

http://albertoalpha200.blogspot.com/

ANRAFERA dijo...

Preciosa macro. Gracias por la información que expones sobre el maravilloso mundo de las Orquideas. Un cordial saludo

Bob Bushell dijo...

Oh, the Bee Orchid, what a gift to a flower, and a fantastic photo Silvia.

Roberto Ayape dijo...

Tal y como has dicho, es como encontrar un tesoro por su rareza.
Esperemos que podamos seguir sacando fotos a estas flores. Muy bonita, Silvia.

@reku (Alexandre Ríos) dijo...

Una flor preciosa. Tienes razón; a veces es mejor que la gente sea ignorante en algunas cosas, para que otras puedan seguir viviendo.

Un saludo.

http://areku-desingblog.blogspot.com

Nely dijo...

Preciosa Silvia. Comparto tu opinión de no decir en que lugar la has visto para aportar un granito de arena en su protección. Esas flores son espectaculares aunque frágiles. Enhorabuena por haberla encontrado y gracias por compartirla. Besos

will-Art dijo...

Wonderful!