Eriophyes laevis

Ácaros en árboles
Todos los rincones de la naturaleza albergan vida. Aquí y allá existen tesoros que, a menudo, pasan desapercibidos para algunos caminantes. Sin embargo, otros vagamos intentando aprender a ver con el transcurrir de los días, a reparar en los preciados seres que bosques y ríos, prados y arenales, albergan, en el medio del silencio, entre la tranquilidad absoluta de la brisa que, con un leve susurro, agita las hojas de los alisos.

Y es entonces, entre esos alisos, que para los gallegos siempre serán ameneiros, cuando llaman tu atención unas agallas coloradas, diminutas, que salpican las hojas de los árboles. «¿Serán de insectos?», te preguntas, ignorante en el terreno.

Poco después, cuando aquellos que saben comparten su conocimiento, no puedes dejar de exclamar embelesada: «¡Ácaros!». Sonríes y regresas a la búsqueda, esperando encontrar otro gozoso descubrimiento. Para ello, la naturaleza nunca falla. Siempre es un valor seguro.


Compartir en Google Plus

Sobre Silvia Pato

Autora de las novelas «Las nueve piedras» y «El Libro del Único Camino». Redactora de contenidos en diversos medios digitales.

2 comentarios :

@reku (Alexandre Ríos) dijo...

La Naturaleza es fascinante y nunca deja de sorprender :)
Un saludo.

Areku Desings
Brush Art Designs
Deviantart

Vito Coppola dijo...

Beautiful...