El espíritu del lobo


El lobo Marley. Para algunos, ese nombre no es más que el precio de un transmisor científico; para otros, simplemente evoca al enemigo; para muchos, ya es un símbolo.

Dos son los acontecimientos relacionados con la naturaleza, acaecidos durante el 2012, que acuden a mi mente cuando en este nuevo año echo la vista atrás: la pérdida de Marley y los incendios que arrasaron el país, entre los que se encuentra el sufrido por las Fragas del Eume. Por ello, la primera entrada en el blog de este recién estrenado 2013 está dedicada a la memoria de Marley y en agradecimiento a todos aquellos que mantienen su lucha, su esperanza, su infatigable fuerza y energía por y para hacer de este planeta un lugar mejor. 

Marley era un hermoso ejemplar de lobo ibérico que recorría los Picos de Europa, portando un collar transmisor que le había sido colocado con la finalidad de estudiar la fauna del parque nacional. Sin embargo, entre decisiones administrativas y cómplices silencios, su aullido dejó de escucharse en las montañas el pasado verano.

Marley fue abatido un 21 de agosto del 2012. Pero aquellos que, ilusos, tomaron la decisión de eliminar a uno más de estos maravillosos mamíferos a los que, despectivamente, llaman alimañas, no pudieron siquiera imaginar que el eco de su muerte iba a resonar de tal forma en los corazones de unos cuantos intrépidos, que se convertiría en un auténtico símbolo. Y es que, si en algún momento, los que habían tomado aquella resolución creyeron que semejante suceso iba a pasar desapercibido entre el maremágnum de las insípidas noticias estivales, se equivocaron por completo. 

Las redes sociales se convirtieron en un hervidero en honor a Marley, surgieron campañas de recogida de firmas pidiendo la completa paralización de las batidas de lobos en el parque nacional de los Picos de Europa, y los medios de comunicación no tuvieron otra opción que interesarse por un tema que estaba agitando tantas conciencias. 

En medio de esta vorágine, bajo lobunos auspicios, el 8 de septiembre de 2012, nació la plataforma ciudadana Lobo Marley. Ciudadanos por el lobo y el mundo rural. Al frente de la misma, se encuentra un referente indiscutible para todos los amantes de la naturaleza de este país: el naturalista Luis Miguel Domínguez. Con su experiencia, su conocimiento, su sabiduría y su perseverante ánimo, Domínguez ha reunido en torno a él una manada en constante crecimiento en la que el lobo ha vuelto a ser el protagonista para todos aquellos que crecimos viendo El hombre y la tierra; así como para todos aquellos que, no habiendo nacido aún por aquel entonces, han descubierto que la eterna lucha entre el lobo y el hombre todavía persiste y asemeja inalterable con el paso del tiempo. La plataforma cuenta con perfil en Twitter, en Facebook y su propio canal en Youtube, donde se publican los videos de la campaña Aúlla por el lobo. 

Hoy por hoy, el lobo vuelve a brillar como el símbolo que siempre ha sido: un grito a la protección de la naturaleza, la libertad, la lealtad y la solidaridad, porque Marley se fue el pasado verano, pero su espíritu pervive. 

Pervive en todos aquellos que, cuando tienen ocasión, se calzan sus botas de montaña y recorren los húmedos senderos, vadean ríos, ascienden cimas, pierden su vista en la costa, observan cada brizna de hierba, cada insecto que encuentran en el camino y dejan pasar las horas mientras disfrutan del vuelo de las águilas reales o de las idas y venidas de las mariposas. 

Pervive en todos aquellos que, en la vorágine de la ciudad, hacen lo posible por atravesar zonas verdes donde escuchar el susurro de las hojas de los árboles; aquellos que agradecen, de camino al trabajo, la aparición de una lavandera o de una bandada de gorriones dichosa por las migas de pan recogidas junto a una panadería; aquellos que se maravillan con el vuelo de las libélulas y el tono dorado de las hojas de otoño.

Pervive de tal manera que, aquellos que hace meses decidieron apretar el gatillo, se equivocaron. 

Hoy, más que nunca, pervive el espíritu del lobo.




Compartir en Google Plus

Sobre Silvia Pato

Autora de las novelas «Las nueve piedras» y «El Libro del Único Camino». Redactora de contenidos en diversos medios digitales.

4 comentarios :

Percylone dijo...

Emocionante y preciosa glosa del origen de Lobo Marley, Silvia. Aullidos gozosos de agradecimiento en mi nombre y en el de toda la manada. Que el lobo siga siendo signo y símbolo de los valores de la vida y la naturaleza.

Silvia dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras. Y mil gracias de nuevo por vuestra labor. Os lo merecéis.
Un abrazo

Jorge Andreu Martínez dijo...

Bien dicho, elegante, sensible y apasionante!!

@reku (Alexandre Ríos) dijo...

Marley sigue en nuestros corazones. Lucharemos por proteger nuestras especies.
Una entrada genial, Silvia. Feliz año por cierto.
Un saludo.

Areku Desings
Brush Art Designs
Deviantart
Arekusan tumblr